Tu caja de talentos

Descubre tus talentos

La cuadrilla: Dilema ético y social

Deja un comentario

Título original: The Navigators

Año de producción: 2001, Reino Unido, Alemania, España

Director: Ken Loach

Duración: 93 min.

La cuadrilla

La cuadrilla

El film retrata la situación de un grupo de obreros pertenecientes a una empresa ferroviaria en el Reino Unido de mediados de los noventa. En concreto, se centra en el proceso que se desencadena cuando la empresa, de carácter estatal, es privatizada: las consiguientes reestructuraciones en la plantilla, los cambios (a peor) en las políticas de personal y en la cultura de empresa, la despersonalización del trabajador, que pasa a ser un número para la nueva compañía, y un largo etcétera.

 Pero esta es únicamente la situación desencadenante. Una vez expuesta, el film pasa a retratar la precariedad laboral y el trabajo en condiciones de poca seguridad que espera a aquellos trabajadores, quienes, ante la cambiante y desalentadora situación, optan por aceptar la indemnización ofrecida y abandonar la nueva empresa bajo la promesa de mayores ingresos por el mismo trabajo al ser empleados a través de intermediarios, en este caso, una empresa de trabajo temporal.

Como buen exponente del cine social de Ken Loach, el film denuncia una problemática social, en este caso un sistema deshumanizado, en el que el trabajador y su trabajo son únicamente un capítulo más de los costes a reducir, a cualquier precio. El obrero es el que siempre sale perdiendo y el que, en una situación de mayor demanda (trabajadores que desean ser empleados) que oferta (empleo) como la del film, se ve abocado a una relación de dependencia respecto a su empleador, que le convierte en cómplice a la fuerza de aquel y sus prácticas poco éticas cuando no fuera de la ley, en una lucha por la supervivencia que pueden acarrear consecuencias fatales en algunos casos.

Nuestra opinión, como profesionales que hemos trabajado en empresas de trabajo temporal y en empresas que subcontratan servicios con éstas, es que el mensaje del film no puede generalizarse. Es decir, que no puede agruparse a todas las empresas y empresarios, ni a todos los intermediarios del mercado laboral, ni tan siquiera a todas las empresas de trabajo temporal, bajo una misma etiqueta de poca ética, legalidad, seguridad o transparencia. De todo hay.

Condiciones laborales

Condiciones laborales

Por otra parte, podemos asegurar que, si un trabajador desempeña su labor en condiciones deficientes de seguridad u otro tipo de precariedad laboral en la empresa en la que presta el servicio, es porque ambas (subcontrata y empresa) lo conocen y lo permiten. Por suerte, en España disponemos de entidades, como la Inspección de Trabajo, que nos permiten denunciar estas situaciones. Además, si se hace un uso inadecuado o abusivo de las contrataciones a través de este tipo de intermediarios, es porque la legislación en materia laboral de cada país da cabida a este tipo de picaresca y fomenta con ello la precariedad laboral de sus ciudadanos.

Finalmente, la película termina exponiendo un dilema entre los miembros de la cuadrilla, ya que, por un lado, quieren hacer lo necesario por salvar la vida de su compañero, gravemente herido en un accidente de trabajo, y por otro, no descubrir las verdaderas razones de dicho accidente para no perder la oportunidad de seguir prestando sus servicios a la empresa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s