Tu caja de talentos

Descubre tus talentos

No te conformes ¡STAY HUNGRY!

Deja un comentario

Ayer nos topamos de nuevo con esta frase extraída del famoso discurso de Steve Jobs y que es un llamamiento imperativo al inconformismo como planteamiento vital.

Inconformismo

Inconformismo

Y nos vino a la cabeza una ocasión en la que una persona cercana nos lanzó con aire reprobatorio que éramos “inconformistas”. Nuestra estupefacción ante esta observación fue la misma que en otra ocasión, en la que un superior acusó a una de nosotras de ser “demasiado imparcial” juzgando un conflicto laboral. En ambas situaciones, coincidimos en el desconcierto causado por el tono acusatorio y la constatación de la connotación negativa que para esas personas tenían dichos términos: ¿Acaso el inconformismo era una cualidad reprobable?

No sabemos para vosotros, pero para nosotras el inconformismo, aunque puede entenderse como una búsqueda continua de mejora, no tiene que ver con el perfeccionismo ni tampoco con la negatividad o con una escasa valoración de aquello positivo con lo que contamos. Y tampoco tiene que ver con la conflictividad o con mantener un ánimo combativo sin objeto ni razón. ¿Por qué será que hay tantas personas que lo asocian a estos otros términos?

Personalmente, el inconformismo es propósito y determinación: tener aspiraciones, marcarse objetivos en cada apartado de nuestra vida y no abandonar su consecución a la primera de cambio, ni a la segunda, ni a la tercera….Y también es autoestima: ser consciente de que sólo viviremos una vez y que nuestra vida, nuestra mera existencia y nuestra aportación, son valiosas. Ello nos impulsará a no conformarnos y buscar el terreno propicio, aquel que reciba gratamente lo que podemos dar y donde, a la vez, podamos seguir creciendo. Y cuando hablamos de terreno hablamos de nuestro puesto de trabajo, nuestra pareja, los amigos, de ayudar a otros,…

No te conformes

No te conformes

En cuanto al ámbito laboral, seguro que muchos de vosotros estáis pensando que el inconformismo está muy bien como idea, pero que luego la realidad se impone. Que “yo soy yo y mis circunstancias”, que cada uno tiene una situación más o menos comprometida, que hay facturas que pagar, responsabilidades, y otros tantos condicionantes generales y particulares que van conformando tu trayectoria laboral y allanando el camino al conformismo. Y también que los actuales no son tiempos para inconformismos.

Y nosotras decimos que este pensamiento es lógico y comprensible. No olvidemos que muchos de nosotros vivimos con las mismas o similares ataduras reales y mentales, pero que, precisamente, es en estos momentos cuando más cabe velar por nuestros sueños, defenderlos con uñas y dientes. Así, si hablamos de empleo, por ejemplo, podemos hacerlo con las palabras de Alfonso Alcántar, autor de Yoriento, trabajar en lo que se pueda, pero no dejar de perseguir lo que queremos, aunque sea un minuto al día”, porque este será siempre, sean cuales sean nuestras circunstancias, nuestro reducto de libertad y nuestra resistencia. Se podrán apropiar de nuestras realidades, pero no de nuestros sueños ni nuestra voluntad.

Pues eso,  ¡stay hungry, amigo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s