Tu caja de talentos

Descubre tus talentos


1 comentario

¡¡¡ No dejes de creer en ti !!!

Esta semana, en nuestro “Inspírate” queríamos compartir este vídeo de motivación con vosotros.

Sabemos que, a veces, no es fácil pero mientras trabajes para conseguir tu sueño, todo es posible.

¡¡¡ No dejes de creer en ti !!!


9 comentarios

TÚ PUEDES SI CREES QUE PUEDES

 

En busca de la felicidad

En busca de la felicidad

Ficha técnica

Título: En busca de la felicidad

País: EEUU

Año: 2006

Duración: 116 min.

Dirección: Gabriele Muccino

Si tuviéramos que resumir la película en un solo titular podríamos decir que En busca de la felicidad es una historia sobre el sueño americano. De hecho, en un par de ocasiones al inicio del film se hace referencia a la búsqueda de la felicidad recogida por Thomas Jefferson en la declaración de la Independencia de los Estados Unidos de América.

Si quisiéramos detallar un poco más, podríamos decir que es una película sobre las luces y las sombras de ese sueño americano pero, por encima de todo, es una película sobre la determinación.

El protagonista es Chris Gardner, un vendedor de aparejos médicos en la antesala de la época del esplendor yuppie de los años 80, a quien la situación económica y familiar se le complica y debe hacerse cargo en solitario de su hijo pequeño sin contar con un sustento mínimo.

Es la historia de la lucha de ese hombre, o debería decir de ese padre, por salir adelante y, además, rizar el rizo y convertirse, de la nada, en corredor de bolsa: sin cualificación, sin “enchufes”, sin apoyo moral ni económico de nadie, sin nada más que la fuerza de su determinación y su coraje.

Es una película emocionante por lo que cuenta y por cómo lo cuenta. Hay que decir que las actuaciones de Will Smith como padre y de su hijo (que también lo es en la vida real) son magníficas. Todo ello consigue que uno se identifique desde el minuto uno del film con la desesperación que produce la precariedad, máxime cuando tienes a alguien que depende de tí, y también con la cruzada personal que este hombre emprende. Su lucha se convierte, por momentos, en una carrera de obstáculos que el protagonista va venciendo uno tras otro gracias a su espíritu de superación, su voluntad de hierro, su esfuerzo incansable, su entereza y su fe en sí mismo. Vamos, lo que se dice un héroe.

La película se sigue con una mezcla de tensión y emoción contenidas que estallan en la escena final, por supuesto con happy end y moraleja. El sentido de la moraleja podría estar contenido en el consejo que el protagonista da a su hijo en la escena de la cancha de basket y que tan buena acogida ha tenido entre los emprendedores: “Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo, ni siquiera yo. Si tienes un sueño debes protegerlo. Si alguien no puede hacer algo te dirá que tú tampoco puedes. Si quieres algo, ve a por ello. Punto”.

"Si quieres algo, ve por ello y punto"

“Si quieres algo, ve por ello y punto”

Hemos de decir que es una película que habíamos visto en un par de ocasiones hace algunos años pero que nos ha resultado especialmente emotiva cuando la hemos vuelto a ver en el actual contexto socioeconómico. Pese a que no deja de ser una ficción, la historia de Chris nos ha remitido a tantos héroes cotidianos, hombres y mujeres, que están sacando adelante a sus familias con su fortaleza como principal arma. El mensaje para todos ellos y para todos nosotros no es dramático ni victimista, todo lo contrario, es un canto al “tú puedes”.

No sé que pensaréis vosotros: ¿Habéis visto el film? ¿Qué opinión os merece el mensaje?


Deja un comentario

UN MÉTODO CRUEL Y SIN META

Título: El método

Año: 2005

País: España/Argentina

Dirección: Marcelo Piñeyro

Duración:115 min.

Selección de personal "El método"

Selección de personal “El método”

Film inspirado en una pieza teatral que ahonda en otro de los apartados de la gestión de los recursos humanos en la empresa, probablemente uno de los más impopulares de nuestro trabajo: la selección de personal y sus métodos.

En concreto, el film retrata la lucha de siete candidatos por un puesto de alta responsabilidad en una multinacional, que son encerrados en una sala y sometidos por parte de la empresa a varias pruebas grupales que les enfrentarán al resto de candidatos y a sí mismos y sus propios fantasmas.

La tensa competitividad de partida pone las bases de la desconfianza entre ellos y de un juego de estrategia cada vez más abierto y cruel que destapa a su paso inseguridades y miedos, con el consiguiente dolor. Se trata finalmente de una lucha por la supervivencia que va más allá de la simple competencia por un puesto de trabajo.

Por el camino el film toca temas como la ambición y la competitividad contrapuestas a la ética, el valor de la experiencia, los roles de género, la discriminación por razones de género o edad, las diferencias entre clases,…

El excelente guión está validado por las magistrales interpretaciones de actores sólidos de nuestro panorama, y todo ello dota a la situación planteada por la película de una total verosimilitud. Así, el espectador experimenta la creciente tensión que plantea la ambición sin escrúpulos y a la vez las inseguridades de los candidatos más jóvenes; y también el dolor y la rabia de los más veteranos ante el frío y despiadado menosprecio de su experiencia y su veteranía por parte de las nuevas generaciones.

En nuestra opinión el film refleja un extremo de actitudes y roles que pueden subyacer en procesos de selección para puestos de estas características en un mundo competitivo como es el actual.

Tanto en el supuesto de tener que ser candidatas como en el supuesto de ser las técnicas de selección de la empresa, desaprobamos a las empresas que enfrentan a sus candidatos a este nivel, del todo innecesario, y premian con su beneplácito a aquel candidato que sale vencedor de este tipo de contiendas, porque tampoco deseamos contar con este tipo de trabajadores en nuestras empresas. Afortunadamente, no nos hemos visto en esta situación hasta la fecha y creemos que no es la dirección que está siguiendo la gestión de los recursos humanos en los últimos años.

Y vosotros, ¿qué pensáis de la competitividad y sus estrategias en los procesos de selección y en la empresa? ¿Os habéis encontrado en una situación similar a la del film alguna vez? Estamos deseando oír vuestras opiniones!


Deja un comentario

Una buena aventura

Esta semana pensamos en voz alta y los compartimos con vosotros. “Nosotras secundamos esta idea. ¿ Y vosotros ? ¿ Cuál sería vuestra aventura ?”

¿Cuál es tu aventura?

¿Cuál es tu aventura?


3 comentarios

La gente que nos gusta

Hoy queríamos hablar de trabajo en equipo. Todos, y sobre todo los que sois bloggers, sabéis en cualquier tema que uno aborde es difícil no redundar en todo lo que ya ha sido dicho. Y nosotras somos de la opinión, como dice aquel proverbio árabe citado en una canción de un grupo español, que “si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo digas” o , en este caso, ” si lo que vas a decir ya lo ha dicho alguien antes y mejor que tú, ahórratelo”.

En este brete andábamos cuando, como nada ocurre por casualidad, justo hoy hemos vuelto a toparnos con unas palabras del poeta Mario Benedetti que teníamos ya olvidadas y que, sin ser ese su sentido, captan plenamente la esencia de lo que nos gusta encontrarnos en nuestros compañeros de equipo o también como líderes cuando nos toca  coordinar un grupo de trabajo. Se trata sobre todo de actitudes que hacen que esos compañeros muchas veces acaben llamándose amigos porque, al igual que para Mario, además de los mejores compañeros, son “la gente que nos gusta”. Queríamos compartirlo con todos vosotros.

La gente que nos gusta de Mario Benedetti

La gente que nos gusta de Mario Benedetti

[1]


1 comentario

El secreto de mi éxito

Título original: The Secret of My Success

Año de producción: 1987, EEUU

Director:  Herbert Ross

Duración: 110 Minutos

El secreto de mi éxito

El secreto de mi éxito

Para el post de esta semana encontramos la inspiración en esta película de finales de los 80, en la que se muestra lo que se puede llegar a hacer para conseguir el éxito, más abajo te desvelamos como lo consiguió  el protagonista del film, y te contamos nuestro secreto.

Brantley Foster(Michael J. Fox) , un educado chico de Arkansas que acaba de licenciarse, ha soñado siempre con triunfar en Nueva York, pero pronto descubrirá que los empleos, al igual que las chicas, son difíciles de conseguir. Cuando Bradley visita a su tío, el multimillonario Howard Prescott, consigue un trabajo en la oficina postal de su compañía. Allí conoce a la ejecutiva Christy Wills, donde además se hará pasar por el ejecutivo Carlton Whitfield.

Esta película es un buen ejemplo de que si realmente quieres conseguir algo has de destacar por aquello que mejor sabes hacer y después saber cosechar ese éxito honestamente y nunca manipulando a los demás.

Buscando la oportunidad

Buscando la oportunidad

El protagonista de la película se marca un objetivo desde el principio del film: “Cuando vuelva a Kansas lo haré en mi propio jet“, además de creer profundamente en sus posibilidades (“Puedo hacer cualquier cosa si me dan la oportunidad“).

Todos deberíamos adoptar una actitud tan soñadora como el protagonista, que se plantea unas metas y sueños que quiere cumplir, y nada ni nadie le resulta un obstáculo para conseguir lo que se ha propuesto, aunque cuente con un poco de ayuda, cosa que no todos gozamos la oportunidad de tener.

Como la mayoría de nosotros, tiene que empezar trabajando desde puestos de menor responsabilidad, como mensajero de una gran multinacional, pero no deja de buscarse la vida para conseguir su objetivo, para lo que se las ingenia para destacar creando un personaje metido en el mundo de las finanzas.

Una de las lecciones que sacamos de la película es, como dice el film: “La vida es dura y horrible, solo los fuertes sobreviven“, así que si te caes, ten las suficientes agallas de levantarte para volver a intentarlo todas las veces que sea necesario, ya que solo así conseguirás lo que te propongas y alcanzarás tus sueños.

Otra de las cosas que nos gustaría destacar es que para llegar a la cima, objetivo del protagonista, se puede hacer pisando a los demás o simplemente destapando nuestra caja de talentos, y trabajar por mejorar nuestras habilidades y competencias. De nuestra ética y valores dependerá el camino que queramos tomar; Nosotras desestimamos la primera opción, es nuestra forma de marcar la diferencia, siendo nosotras sin necesidad de pisar a nadie.

Para vosotros, ¿Cuál es el secreto del éxito?


7 comentarios

Qué hacer con una foto borrosa

Las que aquí escriben pertenecemos al vagón de cola de lo que en algún momento se llamó la Generación X, me refiero a los que actualmente tenemos entre 30 y 40 años. La actual crisis se ha ido llevando por delante muchos de los planes y expectativas que teníamos para este período de nuestras vidas. No somos los únicos, lo mismo les ha ocurrido a las demás generaciones con las que convivimos, por ejemplo la de nuestros padres y lo que esperaban para el momento de su jubilación.

Para la mayoría de nosotros, la fotografía actual de nuestra vida tiene poco que ver con aquella que, de manera más o menos consciente, habíamos ido componiendo durante los años o, mejor dicho, las décadas anteriores. En lugar de ganar viveza y nitidez, en estos años la foto se ha ido volviendo borrosa.

Foto borrosa

Foto borrosa

En el apartado profesional, muchos de los de nuestra quinta, o carecemos de empleo actualmente, o  no tenemos el tipo de empleo, las condiciones o la estabilidad esperadas. Y lo mismo nos ocurre en otros ámbitos de nuestra vida: pasados los 35 muchos todavía no tenemos solucionado el tema de la vivienda o de los hijos, los que quieran tenerlos. Ante la situación de incertidumbre y precariedad mantenidas en el tiempo, hemos ido viendo cómo se convierten en definitivas, o en más definitivas de lo esperado, las decisiones, opciones y soluciones que, en su momento, nos planteamos como temporales “hasta que la cosa mejore”. Que este mientras que se está convirtiendo en nuestra vida, con mayúsculas y sin más.

No queremos dramatizar pero tampoco vamos a negarlo: es un chasco, por decirlo finamente. Y hay un periodo innegable de decepción y duelo más o menos importante y largo, según la persona. Es un sentimiento de pérdida y nostalgia de algo que nunca ha existido, que nunca hemos vivido ni tenido, salvo en nuestra cabeza.

Nuestro consejo, basado en nuestra experiencia, es que lo más inteligente, visto tanto desde el punto de vista racional como emocional, es decir, lo más operativo y sano, es aceptar cuanto antes lo que hay. Como se suele decir, “cambiar el chip”. Es fácil de decir y no tan fácil de hacer, pero lo cierto es que cuanto menos tiempo y energía invirtamos en seguir resistiéndonos emocionalmente a lo que es y asumamos el nuevo orden de las cosas tal cual son, cuanto antes soltemos el lastre de “lo que debería estar siendo”, antes podremos redefinir nuestra posición y calibrar nuestras opciones. Y, lo más importante y previo a lo anterior, antes podremos recomponer el ánimo y el gesto.

Que aceptemos nuestras circunstancias no significa resignarse, ni renunciar a plantearse objetivos y emprender acciones concretas para intentar aproximar aquello que hacemos  a aquello que verdaderamente deseamos hacer. Aceptar significa simplemente que, mientras hacemos esto, dejemos de sufrir emocionalmente la situación presente, es decir, dejemos de estar frustrados, enfadados o tristes.

Pero aún hay más, aceptar de verdad nos puede permitir incluso valorar  los beneficios diferenciales de nuestra situación, y esto puede ser un verdadero bálsamo. Por poner un ejemplo: el desempleo generalizado ha permitido a muchas madres y padres permanecer junto a sus hijos recién nacidos más allá de las escasas semanas de baja maternal o permiso por paternidad que nuestro país establece, y con ello estar plenamente presentes durante sus primeros meses o años. Un regalo inigualable, y que es para toda la vida para esos niños, y también para los progenitores que hayan sabido disfrutarlo y valorar que, pese a las vicisitudes y estrecheces que haya implicado, esta experiencia es insustituible e impagable. Y lo mismo para quien la coyuntura actual le haya permitido recuperar un espacio vital para cultivar y alimentar otras motivaciones, para conectarse o volver a conectarse con uno mismo y con lo que de verdad importa, sin las prisas y el estrés de las jornadas de trabajo maratonianas y las dobles jornadas (trabajo-casa). Tiempo simplemente para pensar, respirar y, en definitiva, para ser.