Tu caja de talentos

Descubre tus talentos


5 comentarios

LA OLLA , LA RANA Y LA PERCEPCIÓN DEL CAMBIO

Hace un tiempo asistimos a un taller sobre la reforma de la cotización y recaudación en la Seguridad Social impartida por el director provincial de la TGSS y del INSS de Castellón. Este taller no solo  nos sirvió para corroborar  como está cambiando el mercado laboral, sino que comprobamos los cambios que están planteando las administraciones para adaptarse a estos últimos.

Como todo, el mercado laboral está en permanente cambio; saber detectarlo y adaptarnos a él es nuestro trabajo, ya que de no hacerlo, puede salirnos muy caro, como nos contaba el ponente del taller con la parábola de la rana y la olla. Para los que no  la sepáis, os la contamos:

Si echamos una rana en una olla con agua hirviendo, esta salta inmediatamente hacia fuera y consigue escapar. En cambio si ponemos una olla con agua fría  y echamos una rana esta se queda tan tranquila. Y si a continuación empezamos a calentar el agua poco a poco, la rana no reacciona sino que se va acomodando a la temperatura hasta que pierde el sentido y, finalmente, muere sin darse cuenta.

La olla, la rana y la percepción del cambio

La olla, la rana y la percepción del cambio

Como la rana, nosotros percibimos los cambios súbitos y reaccionamos enseguida; pero si los cambios se van produciendo de forma discreta y no somos capaces de percibirlos, o aún peor, si los percibimos y nos acomodamos (nos quedamos en nuestra zona de confort) por miedo al cambio, entonces sí que nos puede pasar factura la decisión que hemos tomado de no hacer nada al respecto.

Imagina que sigues haciendo la búsqueda de empleo como antaño, y por miedo, no te adaptas a realizarla a través de las nuevas herramientas disponibles en la red; tus posibilidades de éxito se verán acotadas a un menor número de ofertas o posibilidades de empleabilidad.

Para garantizar nuestro éxito, no solo no debemos de acomodarnos, sino que tenemos la obligación de evolucionar, de dejar atrás nuestras antiguas costumbres, y saltar a la zona mágica, fuera de nuestra zona de confort, dónde pueden suceder cosas fantásticas.

¿Estás preparado para saltar fuera de la olla?


9 comentarios

TÚ PUEDES SI CREES QUE PUEDES

 

En busca de la felicidad

En busca de la felicidad

Ficha técnica

Título: En busca de la felicidad

País: EEUU

Año: 2006

Duración: 116 min.

Dirección: Gabriele Muccino

Si tuviéramos que resumir la película en un solo titular podríamos decir que En busca de la felicidad es una historia sobre el sueño americano. De hecho, en un par de ocasiones al inicio del film se hace referencia a la búsqueda de la felicidad recogida por Thomas Jefferson en la declaración de la Independencia de los Estados Unidos de América.

Si quisiéramos detallar un poco más, podríamos decir que es una película sobre las luces y las sombras de ese sueño americano pero, por encima de todo, es una película sobre la determinación.

El protagonista es Chris Gardner, un vendedor de aparejos médicos en la antesala de la época del esplendor yuppie de los años 80, a quien la situación económica y familiar se le complica y debe hacerse cargo en solitario de su hijo pequeño sin contar con un sustento mínimo.

Es la historia de la lucha de ese hombre, o debería decir de ese padre, por salir adelante y, además, rizar el rizo y convertirse, de la nada, en corredor de bolsa: sin cualificación, sin “enchufes”, sin apoyo moral ni económico de nadie, sin nada más que la fuerza de su determinación y su coraje.

Es una película emocionante por lo que cuenta y por cómo lo cuenta. Hay que decir que las actuaciones de Will Smith como padre y de su hijo (que también lo es en la vida real) son magníficas. Todo ello consigue que uno se identifique desde el minuto uno del film con la desesperación que produce la precariedad, máxime cuando tienes a alguien que depende de tí, y también con la cruzada personal que este hombre emprende. Su lucha se convierte, por momentos, en una carrera de obstáculos que el protagonista va venciendo uno tras otro gracias a su espíritu de superación, su voluntad de hierro, su esfuerzo incansable, su entereza y su fe en sí mismo. Vamos, lo que se dice un héroe.

La película se sigue con una mezcla de tensión y emoción contenidas que estallan en la escena final, por supuesto con happy end y moraleja. El sentido de la moraleja podría estar contenido en el consejo que el protagonista da a su hijo en la escena de la cancha de basket y que tan buena acogida ha tenido entre los emprendedores: “Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo, ni siquiera yo. Si tienes un sueño debes protegerlo. Si alguien no puede hacer algo te dirá que tú tampoco puedes. Si quieres algo, ve a por ello. Punto”.

"Si quieres algo, ve por ello y punto"

“Si quieres algo, ve por ello y punto”

Hemos de decir que es una película que habíamos visto en un par de ocasiones hace algunos años pero que nos ha resultado especialmente emotiva cuando la hemos vuelto a ver en el actual contexto socioeconómico. Pese a que no deja de ser una ficción, la historia de Chris nos ha remitido a tantos héroes cotidianos, hombres y mujeres, que están sacando adelante a sus familias con su fortaleza como principal arma. El mensaje para todos ellos y para todos nosotros no es dramático ni victimista, todo lo contrario, es un canto al “tú puedes”.

No sé que pensaréis vosotros: ¿Habéis visto el film? ¿Qué opinión os merece el mensaje?