Tu caja de talentos

Descubre tus talentos


1 comentario

TALENTO Y PASIÓN: DOS CLAVES PARA EL ÉXITO

Este año queríamos empezar hablando de TALENTO, y por qué no, de pasión, dos ingredientes importantes en la fórmula del éxito. Según la RAE, el talento lo define, entre otras, como persona inteligente o apta para determinada ocupación.

Aparecen aquí dos conceptos clave, por un lado la inteligencia como capacidad de entender, y por otro, la aptitud como capacidad para el desempeño o ejercicio de una ocupación.
Bajo esta premisa, y como defendemos, todos tenemos talento, aunque cada uno de nosotros para unas cosas.

Tenemos claro que para hacer lo que hacemos necesitamos tener aptitudes, pero lo que realmente marca la diferencia es la pasión que ponemos; y no hace mucho tiempo pudimos ver este binomio talento-pasión en persona, y no dudamos que hay muchísimos más esperando que los descubramos.

El momento, una boda, el talento, Andrés Nuñez Alpresa, el fotógrafo.

Verlo trabajar no sólo nos descubrió a una gran persona y profesional, conocedor de las técnicas para desempeñar su trabajo, sino que nos acercó a su visión particular de cuanto nos rodea.

fotografo TalentMap

Descubre tus talentos

Su talento, la fotografía. Su pasión, captar momentos.
Visto desde los Recursos Humanos, fue un verdadero privilegio ver en acción a este talento, y llegamos a la conclusión de que, cuando sabes hacer las cosas, y además las haces con intensa emoción, eres capaz de transmitirlas a cuantos tienes a tu alrededor.

Si estás buscando trabajo, esta es la clave para acercarte al empleo de tus sueños.

Como os hemos dicho, el talento y la pasión son parte de la fórmula del éxito, el resto son: la actitud (de la que os hablaremos más adelante) y trabajo, trabajo y trabajo.

Descubre tu talento, alinéalo con tu pasión y ponlo a trabajar.

Este puede ser el año de tu vida. ¡Feliz 2016!

Anuncios


Deja un comentario

Feliz Navidad y mejor 2016

El equipo de TalentMap os desea una muy Feliz Navidad y un 2016 lleno de oportunidades

Un abrazo

TalentMap os desea Feliz Navidad 4

Felicitación TalentMap y Tu caja de Talentos


Deja un comentario

Finalistas en los premios Educanet

Por segundo año consecutivo nuestro blog se ha clasificado como finalista en la categoría de Recursos Humanos en los premios Educanet, Llegar hasta aquí ya es un orgullo para nosotras.

Si te gustan los contenidos que compartimos con vosotros, no dudes en darnos tu apoyo con tu voto, y optar a ser el mejor blog en nuestra categoría. Os dejamos el enlace:

http://www.educa.net/finalistas-rrhh-2015/

Nuestro Blog es https://tucajadetalentos.wordpress.com/

 

Muchísimas gracias de antemano por todo. Seguimos trabajando por y para el Talento.

MIRA SIEMPRE EL LADO BRILLANTE DE LA VIDA

2 comentarios

Imagen de la película "La vida de Brian"

Imagen de la película “La vida de Brian”

https://www.youtube.com/watch?v=G2O3i2i8Nok

Algunas cosas en la vida son malas, pueden volverte realmente loco. Otras solo te hacen jurar y maldecir.

Cuando tu vida esté en ruinas, no refunfuñes… dá un silbido, y eso te ayudará a sacar lo  mejor de las cosas y …

Mira siempre el lado brillante de la vida

Mira siempre el lado positivo de la vida

Si la vida parece muy podrida, es que hay algo que has olvidado, y es a reír, a sonreír, y a bailar y cantar. Cuando te sientas deprimido, no seas estúpido, solo junta los labios y silba, este es el truco, y …

Mira siempre el lado brillante de la vida

Mira siempre el lado válido de la vida

La vida es bastante absurda, y la muerte tiene la última palabra, debes enfrentarte a la bajada del telón con una reverencia, olvídate de tus pecados, bríndale al público una sonrisa. Diviértete, es la última oportunidad en cualquier caso, así que  …

Mira siempre el lado brillante de la muerte  justo antes de que exhales tu último aliento. La vida es una mierda cuando te fijas en ella. La vida es una risa y la muerte una broma, cierto, verás que todo es un show. Mantenlos riendo cuando te hayas ido, solo recuerda que la última sonrisa es tuya y …

Mira siempre el lado brillante de la vida

Mira siempre el lado válido de la vida . Vamos muchachos, Saludad!!!

Mira siempre el lado brillante de la vida. Mira siempre el lado brillante de la vida

Cosas peores suceden en el mar, ¿sabías?

Mira siempre el lado brillante de la vida

Quiero decir … ¿Qué tienes que perder?

Sabes, viniste de la nada … volverás a la nada ¿Qué puedes perder? ¡¡¡NADA!!!

Si  no tienes nada que perder, ¿A qué esperas para sonreírle a la vida?


1 comentario

Bienvenido Septiembre

Ya estamos de vuelta y con las pilas cargadas le damos la bienvenida a Septiembre

Bienvenido septiembre

Bienvenido septiembre


6 comentarios

Una patada en el culo

Resiliencia

Resiliencia

El término resiliencia proviene del verbo latino resilire que significa “saltar hacia atrás, rebotar” y hace referencia a la “capacidad de los sujetos para sobreponerse a periodos de dolor emocional y situaciones adversas e incluso resultar fortalecidos por éstos”. Es aquello de que “lo que no te mata te hace más fuerte”. Curiosamente, el término no atañe únicamente al plano de lo emocional sino también al de lo material, siendo común a campos como la psicología y la física; en ingeniería, en concreto, la resiliencia es una magnitud que mide la “cantidad de energía que absorbe un determinado material al romperse bajo la acción de un golpe o su capacidad de recuperar su estructura tras una deformación”.

 Según su definición la resiliencia es, por tanto, una cualidad interesante con la que contar a la hora de afrontar la búsqueda de empleo, tarea que se ha convertido en una carrera de obstáculos en la cual caer y tener que volver a levantarse es una constante. Y también es una cualidad de valor inestimable en nuestra vida personal, pues nos va a permitir afrontar de manera más adaptativa las dificultades, los duelos y las adversidades que inevitablemente se nos presentarán y, además, salir fortalecidos y “mejorados” de dichas circunstancias.

 Hay personas que parecen traer el optimismo y la resiliencia de serie (pensamos en niños que se sobreponen estoicamente a enfermedades, catástrofes y otras situaciones extremas), pero la mayoría debemos aprender a encontrar el tesoro que se esconde bajo cada piedra con la que tropezamos en el camino. Pero, ¿cómo conseguir ser una persona resiliente?

 Pues lo cierto es que, pese a que aspectos como tener una buena red familiar y social de apoyo ayudan a ser resiliente, una vez más, la verdadera clave está en nuestros todopoderosos y omnipresentes pensamientos. Es decir, si yo considero de entrada que “de TODO de aprende”, que cada dificultad me plantea un reto que me brinda una oportunidad única de generar nuevas habilidades o mejorar algunas que ya poseo y de conocerme más a mí mismo; si sé ver mi vida en su conjunto y en perspectiva; si, pese al sufrimiento que pueden generarme determinadas situaciones, sé descifrar y exprimir el aprendizaje de vida que hay contenido en ellas. Si soy capaz de pensarlo y sentirlo así, cuando pase la tormenta (que pasará), seré un marinero más experto que antes de entrar en ella. Sentiré fortalecida mi confianza en mí mismo y mi capacidad de hacer cosas y superar momentos difíciles en un futuro. Podré, como los materiales, absorber la energía del golpe, y me sentiré vencedor de la situación y de la vida misma.

 Las personas poco resilientes, por contra, no ven tal oportunidad y se quedan estancados en el evento traumático o estresante, como pueda ser una búsqueda de empleo frustrada (y frustrante), y no pueden ubicarse en la etapa siguiente.

Patada en el culo

Patada en el culo

Afortunadamente, dicen los expertos, la mayoría de nosotros hemos tenido esta experiencia de crecimiento descrita anteriormente. El hecho de que yo aprenda o no, lo que yo “saque” de esta situación es, como en muchas otras cosas, una cuestión de enfoque o actitud, una actitud de superación y trascendencia y diríamos que hasta de sentido del humor, para considerar que “hasta una patada en el culo te empuja hacia adelante”.


7 comentarios

Qué hacer con una foto borrosa

Las que aquí escriben pertenecemos al vagón de cola de lo que en algún momento se llamó la Generación X, me refiero a los que actualmente tenemos entre 30 y 40 años. La actual crisis se ha ido llevando por delante muchos de los planes y expectativas que teníamos para este período de nuestras vidas. No somos los únicos, lo mismo les ha ocurrido a las demás generaciones con las que convivimos, por ejemplo la de nuestros padres y lo que esperaban para el momento de su jubilación.

Para la mayoría de nosotros, la fotografía actual de nuestra vida tiene poco que ver con aquella que, de manera más o menos consciente, habíamos ido componiendo durante los años o, mejor dicho, las décadas anteriores. En lugar de ganar viveza y nitidez, en estos años la foto se ha ido volviendo borrosa.

Foto borrosa

Foto borrosa

En el apartado profesional, muchos de los de nuestra quinta, o carecemos de empleo actualmente, o  no tenemos el tipo de empleo, las condiciones o la estabilidad esperadas. Y lo mismo nos ocurre en otros ámbitos de nuestra vida: pasados los 35 muchos todavía no tenemos solucionado el tema de la vivienda o de los hijos, los que quieran tenerlos. Ante la situación de incertidumbre y precariedad mantenidas en el tiempo, hemos ido viendo cómo se convierten en definitivas, o en más definitivas de lo esperado, las decisiones, opciones y soluciones que, en su momento, nos planteamos como temporales “hasta que la cosa mejore”. Que este mientras que se está convirtiendo en nuestra vida, con mayúsculas y sin más.

No queremos dramatizar pero tampoco vamos a negarlo: es un chasco, por decirlo finamente. Y hay un periodo innegable de decepción y duelo más o menos importante y largo, según la persona. Es un sentimiento de pérdida y nostalgia de algo que nunca ha existido, que nunca hemos vivido ni tenido, salvo en nuestra cabeza.

Nuestro consejo, basado en nuestra experiencia, es que lo más inteligente, visto tanto desde el punto de vista racional como emocional, es decir, lo más operativo y sano, es aceptar cuanto antes lo que hay. Como se suele decir, “cambiar el chip”. Es fácil de decir y no tan fácil de hacer, pero lo cierto es que cuanto menos tiempo y energía invirtamos en seguir resistiéndonos emocionalmente a lo que es y asumamos el nuevo orden de las cosas tal cual son, cuanto antes soltemos el lastre de “lo que debería estar siendo”, antes podremos redefinir nuestra posición y calibrar nuestras opciones. Y, lo más importante y previo a lo anterior, antes podremos recomponer el ánimo y el gesto.

Que aceptemos nuestras circunstancias no significa resignarse, ni renunciar a plantearse objetivos y emprender acciones concretas para intentar aproximar aquello que hacemos  a aquello que verdaderamente deseamos hacer. Aceptar significa simplemente que, mientras hacemos esto, dejemos de sufrir emocionalmente la situación presente, es decir, dejemos de estar frustrados, enfadados o tristes.

Pero aún hay más, aceptar de verdad nos puede permitir incluso valorar  los beneficios diferenciales de nuestra situación, y esto puede ser un verdadero bálsamo. Por poner un ejemplo: el desempleo generalizado ha permitido a muchas madres y padres permanecer junto a sus hijos recién nacidos más allá de las escasas semanas de baja maternal o permiso por paternidad que nuestro país establece, y con ello estar plenamente presentes durante sus primeros meses o años. Un regalo inigualable, y que es para toda la vida para esos niños, y también para los progenitores que hayan sabido disfrutarlo y valorar que, pese a las vicisitudes y estrecheces que haya implicado, esta experiencia es insustituible e impagable. Y lo mismo para quien la coyuntura actual le haya permitido recuperar un espacio vital para cultivar y alimentar otras motivaciones, para conectarse o volver a conectarse con uno mismo y con lo que de verdad importa, sin las prisas y el estrés de las jornadas de trabajo maratonianas y las dobles jornadas (trabajo-casa). Tiempo simplemente para pensar, respirar y, en definitiva, para ser.