Tu caja de talentos

Descubre tus talentos


1 comentario

TALENTO Y PASIÓN: DOS CLAVES PARA EL ÉXITO

Este año queríamos empezar hablando de TALENTO, y por qué no, de pasión, dos ingredientes importantes en la fórmula del éxito. Según la RAE, el talento lo define, entre otras, como persona inteligente o apta para determinada ocupación.

Aparecen aquí dos conceptos clave, por un lado la inteligencia como capacidad de entender, y por otro, la aptitud como capacidad para el desempeño o ejercicio de una ocupación.
Bajo esta premisa, y como defendemos, todos tenemos talento, aunque cada uno de nosotros para unas cosas.

Tenemos claro que para hacer lo que hacemos necesitamos tener aptitudes, pero lo que realmente marca la diferencia es la pasión que ponemos; y no hace mucho tiempo pudimos ver este binomio talento-pasión en persona, y no dudamos que hay muchísimos más esperando que los descubramos.

El momento, una boda, el talento, Andrés Nuñez Alpresa, el fotógrafo.

Verlo trabajar no sólo nos descubrió a una gran persona y profesional, conocedor de las técnicas para desempeñar su trabajo, sino que nos acercó a su visión particular de cuanto nos rodea.

fotografo TalentMap

Descubre tus talentos

Su talento, la fotografía. Su pasión, captar momentos.
Visto desde los Recursos Humanos, fue un verdadero privilegio ver en acción a este talento, y llegamos a la conclusión de que, cuando sabes hacer las cosas, y además las haces con intensa emoción, eres capaz de transmitirlas a cuantos tienes a tu alrededor.

Si estás buscando trabajo, esta es la clave para acercarte al empleo de tus sueños.

Como os hemos dicho, el talento y la pasión son parte de la fórmula del éxito, el resto son: la actitud (de la que os hablaremos más adelante) y trabajo, trabajo y trabajo.

Descubre tu talento, alinéalo con tu pasión y ponlo a trabajar.

Este puede ser el año de tu vida. ¡Feliz 2016!

Anuncios


Deja un comentario

Finalistas en los premios Educanet

Por segundo año consecutivo nuestro blog se ha clasificado como finalista en la categoría de Recursos Humanos en los premios Educanet, Llegar hasta aquí ya es un orgullo para nosotras.

Si te gustan los contenidos que compartimos con vosotros, no dudes en darnos tu apoyo con tu voto, y optar a ser el mejor blog en nuestra categoría. Os dejamos el enlace:

http://www.educa.net/finalistas-rrhh-2015/

Nuestro Blog es https://tucajadetalentos.wordpress.com/

 

Muchísimas gracias de antemano por todo. Seguimos trabajando por y para el Talento.


4 comentarios

Blog finalista en los premios Educa.net

GRACIAS A TODOS VOSOTROS ya somos FINALISTAS!!!! en los premios Educa.net.
Si pinchas encima de la imagen puedes votar a nuestro Blog como aspirante a ser el ganador.


Deja un comentario

Una buena aventura

Esta semana pensamos en voz alta y los compartimos con vosotros. “Nosotras secundamos esta idea. ¿ Y vosotros ? ¿ Cuál sería vuestra aventura ?”

¿Cuál es tu aventura?

¿Cuál es tu aventura?


7 comentarios

Qué hacer con una foto borrosa

Las que aquí escriben pertenecemos al vagón de cola de lo que en algún momento se llamó la Generación X, me refiero a los que actualmente tenemos entre 30 y 40 años. La actual crisis se ha ido llevando por delante muchos de los planes y expectativas que teníamos para este período de nuestras vidas. No somos los únicos, lo mismo les ha ocurrido a las demás generaciones con las que convivimos, por ejemplo la de nuestros padres y lo que esperaban para el momento de su jubilación.

Para la mayoría de nosotros, la fotografía actual de nuestra vida tiene poco que ver con aquella que, de manera más o menos consciente, habíamos ido componiendo durante los años o, mejor dicho, las décadas anteriores. En lugar de ganar viveza y nitidez, en estos años la foto se ha ido volviendo borrosa.

Foto borrosa

Foto borrosa

En el apartado profesional, muchos de los de nuestra quinta, o carecemos de empleo actualmente, o  no tenemos el tipo de empleo, las condiciones o la estabilidad esperadas. Y lo mismo nos ocurre en otros ámbitos de nuestra vida: pasados los 35 muchos todavía no tenemos solucionado el tema de la vivienda o de los hijos, los que quieran tenerlos. Ante la situación de incertidumbre y precariedad mantenidas en el tiempo, hemos ido viendo cómo se convierten en definitivas, o en más definitivas de lo esperado, las decisiones, opciones y soluciones que, en su momento, nos planteamos como temporales “hasta que la cosa mejore”. Que este mientras que se está convirtiendo en nuestra vida, con mayúsculas y sin más.

No queremos dramatizar pero tampoco vamos a negarlo: es un chasco, por decirlo finamente. Y hay un periodo innegable de decepción y duelo más o menos importante y largo, según la persona. Es un sentimiento de pérdida y nostalgia de algo que nunca ha existido, que nunca hemos vivido ni tenido, salvo en nuestra cabeza.

Nuestro consejo, basado en nuestra experiencia, es que lo más inteligente, visto tanto desde el punto de vista racional como emocional, es decir, lo más operativo y sano, es aceptar cuanto antes lo que hay. Como se suele decir, “cambiar el chip”. Es fácil de decir y no tan fácil de hacer, pero lo cierto es que cuanto menos tiempo y energía invirtamos en seguir resistiéndonos emocionalmente a lo que es y asumamos el nuevo orden de las cosas tal cual son, cuanto antes soltemos el lastre de “lo que debería estar siendo”, antes podremos redefinir nuestra posición y calibrar nuestras opciones. Y, lo más importante y previo a lo anterior, antes podremos recomponer el ánimo y el gesto.

Que aceptemos nuestras circunstancias no significa resignarse, ni renunciar a plantearse objetivos y emprender acciones concretas para intentar aproximar aquello que hacemos  a aquello que verdaderamente deseamos hacer. Aceptar significa simplemente que, mientras hacemos esto, dejemos de sufrir emocionalmente la situación presente, es decir, dejemos de estar frustrados, enfadados o tristes.

Pero aún hay más, aceptar de verdad nos puede permitir incluso valorar  los beneficios diferenciales de nuestra situación, y esto puede ser un verdadero bálsamo. Por poner un ejemplo: el desempleo generalizado ha permitido a muchas madres y padres permanecer junto a sus hijos recién nacidos más allá de las escasas semanas de baja maternal o permiso por paternidad que nuestro país establece, y con ello estar plenamente presentes durante sus primeros meses o años. Un regalo inigualable, y que es para toda la vida para esos niños, y también para los progenitores que hayan sabido disfrutarlo y valorar que, pese a las vicisitudes y estrecheces que haya implicado, esta experiencia es insustituible e impagable. Y lo mismo para quien la coyuntura actual le haya permitido recuperar un espacio vital para cultivar y alimentar otras motivaciones, para conectarse o volver a conectarse con uno mismo y con lo que de verdad importa, sin las prisas y el estrés de las jornadas de trabajo maratonianas y las dobles jornadas (trabajo-casa). Tiempo simplemente para pensar, respirar y, en definitiva, para ser.


Deja un comentario

El espectáculo debe continuar …

Full Monty

Full Monty

Full Monty

Título original: The Full Monty

Año de producción: 1997, Reino Unido

Director: Peter Cattaneo

Duración: 83 min.

La película comienza tras el cierre de la fábrica de acero de Yorkshire, que deja sin trabajo a casi toda la población masculina. Gaz, uno de los obreros afectados, perderá el derecho de ver a su hijo si no consigue dinero para pagar la pensión de manutención familiar a su mujer. En medio de la desesperación, plantea a los amigos que estén en su misma situación una iniciativa, a primera vista, disparatada: organizar un espectáculo de strip-tease.

Una vez más, elegimos una película con transfondo social, aunque esta vez el director le da un toque de humor que relaja el dramatismo de la situación que viven los protagonistas, quienes han pasado de la bonanza económica al declive producido por el desempleo.

Al inicio del film, la actitud que muestran los protagonistas es más pasiva, como si ya hubieran tirado la toalla, incluso Tom Wilkinson, el antiguo jefe, se ve cómo no es capaz de enfrentarse a su mujer, e intenta seguir llevando la misma vida que antes de perder su trabajo.

Gaz, a la desesperada, nos muestra su capacidad e iniciativa emprendedora, y convence a sus amigos para que hagan un espectáculo de strip-tease, nada convencional (sin cuerpos danone y alguna que otra barriga cervecera), para salir de la situación de desempleo, al menos, una vez.

El camino que van a recorrer hasta el día del strip-tease no es sencillo, ya que tendrán que superar muchas tensiones producidas por la situación a la que se enfrentan, como la del excompañero que intenta suicidarse o el exjefe que no se enfrenta a su mujer.

Por otro lado, se plantea un camino de aprendizaje de nuevas habilidades, como es el baile, y como grupo, se marcan el objetivo de aprenderlo en 2 semanas,así como la superación de ciertas barreras, como la timidez y el orgullo.

Baile en la cola del paro

Baile en la cola del paro

Cuando se topan con el público objetivo de su iniciativa, los protagonistas empiezan a sentir el miedo previo a su lanzamiento, y la mayoría de ellos intentarán volver a la falsa seguridad de la cola del paro, en la que se produce la famosa escena del baile, y en la que se darán cuenta de que, aunque sólo sea una vez, tienen que luchar por aquello por lo que han trabajado: su espectáculo.

La película cierra con el broche de oro del espectáculo en el que se superan todas las expectativas de los protagonistas, transmitiéndonos que todo esfuerzo conlleva una recompensa.

Nosotras hemos empezado con nuestro espectáculo, y vosotros ¿estáis preparando el vuestro? El espectáculo debe continuar…


Deja un comentario

No te conformes ¡STAY HUNGRY!

Ayer nos topamos de nuevo con esta frase extraída del famoso discurso de Steve Jobs y que es un llamamiento imperativo al inconformismo como planteamiento vital.

Inconformismo

Inconformismo

Y nos vino a la cabeza una ocasión en la que una persona cercana nos lanzó con aire reprobatorio que éramos “inconformistas”. Nuestra estupefacción ante esta observación fue la misma que en otra ocasión, en la que un superior acusó a una de nosotras de ser “demasiado imparcial” juzgando un conflicto laboral. En ambas situaciones, coincidimos en el desconcierto causado por el tono acusatorio y la constatación de la connotación negativa que para esas personas tenían dichos términos: ¿Acaso el inconformismo era una cualidad reprobable?

No sabemos para vosotros, pero para nosotras el inconformismo, aunque puede entenderse como una búsqueda continua de mejora, no tiene que ver con el perfeccionismo ni tampoco con la negatividad o con una escasa valoración de aquello positivo con lo que contamos. Y tampoco tiene que ver con la conflictividad o con mantener un ánimo combativo sin objeto ni razón. ¿Por qué será que hay tantas personas que lo asocian a estos otros términos?

Personalmente, el inconformismo es propósito y determinación: tener aspiraciones, marcarse objetivos en cada apartado de nuestra vida y no abandonar su consecución a la primera de cambio, ni a la segunda, ni a la tercera….Y también es autoestima: ser consciente de que sólo viviremos una vez y que nuestra vida, nuestra mera existencia y nuestra aportación, son valiosas. Ello nos impulsará a no conformarnos y buscar el terreno propicio, aquel que reciba gratamente lo que podemos dar y donde, a la vez, podamos seguir creciendo. Y cuando hablamos de terreno hablamos de nuestro puesto de trabajo, nuestra pareja, los amigos, de ayudar a otros,…

No te conformes

No te conformes

En cuanto al ámbito laboral, seguro que muchos de vosotros estáis pensando que el inconformismo está muy bien como idea, pero que luego la realidad se impone. Que “yo soy yo y mis circunstancias”, que cada uno tiene una situación más o menos comprometida, que hay facturas que pagar, responsabilidades, y otros tantos condicionantes generales y particulares que van conformando tu trayectoria laboral y allanando el camino al conformismo. Y también que los actuales no son tiempos para inconformismos.

Y nosotras decimos que este pensamiento es lógico y comprensible. No olvidemos que muchos de nosotros vivimos con las mismas o similares ataduras reales y mentales, pero que, precisamente, es en estos momentos cuando más cabe velar por nuestros sueños, defenderlos con uñas y dientes. Así, si hablamos de empleo, por ejemplo, podemos hacerlo con las palabras de Alfonso Alcántar, autor de Yoriento, trabajar en lo que se pueda, pero no dejar de perseguir lo que queremos, aunque sea un minuto al día”, porque este será siempre, sean cuales sean nuestras circunstancias, nuestro reducto de libertad y nuestra resistencia. Se podrán apropiar de nuestras realidades, pero no de nuestros sueños ni nuestra voluntad.

Pues eso,  ¡stay hungry, amigo!